Un aldea gallega de 13 habitantes se gasta 40.000 euros en la contratación de 2 orquestas