Las personas gastan “600 euros al mes” en hacer la compra sin gluten