La casa de Pilar Gutiérrez, donde se respira franquismo y “pena por los homosexuales”