Dabiz Muñoz, el día de la apertura: “No hay lugar al error, sólo a la perfección”