El curioso objetivo de las primas en ‘El concurso del año’: hacer el crucero musical y muy especial