A pesar de sus dos plenos, Juan Carlos y María regresan a casa sin nada