Antonio y Miguel llegan con un objetivo claro en ‘El concurso del año’: ganar lo suficiente para un injerto de pelo