El número 33 persigue a Germán: hasta el público corea la cifra