Sandra, la nudista crudivegana que vive en 20 metros cuadrados en medio del bosque