El vigilante que casi pierde el ojo en el metro de Barcelona: “Por lo menos, estoy vivo”