Vicky, la única de su empresa que no ha cobrado el ERTE