Vecinos de Barcelona viven "rodeados de ratas y jeringuillas" por los indigentes que viven en sus soportales