La madre de Godella, a patadas y puñetazos con los funcionarios