Mariela lucha por una vivienda social tras sufrir dos ictus y recibir 390 euros de paga