David Serrano, el dueño de la finca de Totalán donde murió Julen, insolvente