Una camarera que cobra 3,5 euros la hora en la Costa Brava: "Si te quejas, te despiden"