Silvia Aranda, víctima del 17-A: "De repente, La Rambla se convirtió en un infierno"