Aeropuerto de Teruel: cuando no tener viajeros es un buen negocio