El paseo marítimo de Mallorca se convierte en un 'botellódromo' para los jóvenes