La lenta muerte de las estatuas vivientes