Joaquín Prat condena las aglomeraciones tras el fin del estado de alarma: "Nos jugamos la vida"