Joaquín Prat bromea con uno de los reporteros que conectaba desde la playa: “¡Jo***, de verdad!”