La gran ternura con la que la madre panda cuida de sus crías recién nacidas en el zoo de Berlín