La quiebra de Thomas Cook dejará un agujero de 200 millones en el sector turístico español