Dos pandas protagonizan un entrañable momento en un santuario en China