24 inmigrantes han muertos ahogados en el mar Mediterráneo: ocho de ellos eran niños