La nueva “batalla campal” en un campo de fútbol base que avergüenza al mundo del deporte