La explosión de contagios por ómicron multiplica por siete las bajas laborales respecto a noviembre