Las agresiones sexuales con penetración aumentan un 30 por ciento con respecto a 2020