El exdirector de la OMS contradice a la organización y no descarta una segunda oleada de coronavirus