Entramos en la cárcel de Bustarviejo, un penal de trabajos forzados del franquismo