Un estudiante de Música de 24 años, el único activista contra el cambio climático en Rusia