La Vía Láctea se encuentra al borde del gran vacío cósmico