La ciencia ha comprobado que la resurrección del cerebro es posible tras varias horas muerto