Las claves del porno como un arma de destrucción mental, en 'Cuarto Milenio'