¿Por qué Franco estaba obsesionado con la espada que degolló a San Pablo?