Pasos en la noche: “Llegué a pellizcarme para ver si era real, estaba justo a mi espalda”