Recordamos la maravilla griega del Siglo XIX, el oráculo de Delfos