Las dos pistas claves que aportan luz a la desaparición del niño pintor, treinta años después: un dibujo y una carta anónima