Los casos reales de las personas afectadas por la epilepsia gelástica, la enfermedad del Joker