La casa de Embajadores sigue sufriendo extraños fenómenos 26 años después