Niños que ven monjas, luces que no se apagan... las experiencias más inquietantes de los profesores y alumnos