Aldo Linares entra en el ‘Castillo de los lamentos’ y describe a las presencias que habitan allí