Iker Jiménez: “Cuando visité Altamira comprendí que hay una persona guardándonos después de la muerte”