Niños disléxicos, no vagos