“El problema no es la dislexia, es ese bloqueo emocional que le ha causado la dislexia”