El 30% de los compradores de inmuebles en España son extranjeros