Risto, a Mariscal: “Te has arruinado tres veces”. Mariscal: “Tú una vez también, ¿no?”