Pilar: “Mi hija tenía sarna y hepatitis, puede que Dios nos echase una mano ella”