Juan se empala por amor a Dios y Rahola opina: “No es amor, es sadomasoquismo”